“El camino hacia la cima es como el viaje hacia uno mismo, una ruta en solitario” (ALESSANDRO GOGNA)

26 ene. 2014

Peña Cerreo (Pena Cabello)

Fecha: 26-Enero-2014
Situación geográfica: Macizo de Ubiña
Itinerario: Tuiza de Arriba (Lena)-La Piedra-Cabañas del Meicín-Valle Las Mayás-Peña Cerreo (2111 m)-Alto Terreros-El Chegu-Vega del Meicín-Refugio del Meicín-Vega de Braña Chuenga-Valle Las Arrobas-El Cancechón-El Sañeo-Tuiza de Arriba


Mapa topográfico del IGN

Domingo, 26 de enero de 2014. En las últimas semanas las condiciones climatológicas son adversas para salir de monte así que, ante la mejoría anunciada para la mañana del domingo, cogí la mochila y me acerqué hasta la localidad lenense de Tuiza de Arriba (1210 m), a la que se llega por la carretera que sube desde Campomanes hasta el Puerto de La Cubilla

Dejo el vehículo en el amplio aparcamiento que hay a la entrada del pueblo

Desde el aparcamiento subo a la parte alta del pueblo por una pista hormigonada siguiendo los carteles indicadores

Dejo a mi derecha el llamado "Camino de Las Morteras" que se dirige, por un lado, a los Puertos de Agüeria y, por otro, a Jomezana

¡Cuántas veces hemos saciado nuestra sed en esta fuente!. Recientemente, he podido saber por una antigua vecina del pueblo que se la conoce como fuente La Serriecha

Vistazo atrás hacia el aparcamiento. Tuiza de Arriba es punto de partida de numerosas y afamadas rutas de montaña que se dirigen al Macizo de Ubiña

Dejo de lado el camino más usado para llegar hasta el Meicín

Seguiré de frente haciendo caso de la señalización que señala esta opción como acceso de invierno que, como bien me apuntan varios compañeros, es más conveniente que el otro acceso para evitar riesgos de aludes o argayos

Cruzo el río La Pontona por un pequeño puente de hormigón

Salgo de Tuiza por un bonito camino empedrado

Voy dejando atrás Tuiza de Arriba

Mientras poco a poco voy ganando altura diviso a lo lejos las peñas del macizo

Bordeo los práos de La Piedra donde se asientan varias cabañas

Otra de las cabañas de La Piedra asentadas en esta preciosa zona de pastos y roquedales

Práos y cabañas de La Piedra, un paraje realmente hermoso

Al ganar altura diviso la portillera -El Cancechón- paralela a los práos y cabañas de La Piedra

Me aproximo a El Meicín, un conjunto de hermosas cabañas situadas bajo los roquedos en el fondo de una vaguada. Al fondo, emerge la peña Cerreo sobre el valle

A pesar de que he estado en numerosas ocasiones por la zona no he tenido la oportunidad de conocer esta hermosa braña hasta la jornada de hoy

Junto a las cabañas se sitúa el extenso y hermoso práo La Corrá

Desde esta posición observo con claridad la larga campera de la Vega de Braña Chuenga

Seguiré ascendiendo con rumbo Sur

Vistazo hacia atrás

Allá vamos...

Voy penetrando en el valle Las Mayás (no Moyás como erróneamente figura en algunos mapas)

A mi izquierda, se forma un pequeño chaguete sobre la llamada Mayá Fondera

Este valle es muy pedregoso pero unas marcadas huellas de algún montañero que ha pasado recientemente por la zona me facilitarán el ascenso por la alargada lengua de nieve

Remonto cómodamente el valle

Unos cuantos rebecos campan a sus anchas por estos bellos parajes

Me acerco a la pedregosa ladera de la peña Cerreo en la cabecera del valle

Tras salir del valle Las Mayás me adentro en las extensas camperas del puerto de Cerreo

El puerto de Cerreo es un conjunto de extensas y llanas praderías muy apreciadas por el ganado en época estival

La ladera oriental de la peña Cerreo bajo la que se emplazan restos de edificaciones construidas durante la Guerra Civil

Ruinas de una de las edificaciones

Antes de afrontar el ascenso a la peña Cerreo me acerco hasta los restos de un Nido de la Guerra Civil. Recordamos que entre agosto y octubre de 1936 todo el macizo estaba dominado por las fuerzas republicanas a excepción de la cumbre de Peña Ubiña que estaba en poder de los nacionales. El 24 de mayo de 1937 fuerzas franquistas rompieron la línea del frente y se apoderaron de casi toda esta parte de la cordillera, provocando una gran desbandada en los defensores de este sector, el Batallón 220 "Gordón Ordás" que, desde entonces, fue conocido por unos y otros contendientes con el nada épico sobrenombre de "Batallón Recula". El ejército republicano contraatacó y, después de violentos combates, la línea de frente quedó restablecida más o menos en su posición anterior. Es entonces –junio de 1937- cuando se construyen la mayor parte de las fortificaciones que hoy se conservan y que son recuerdo de aquellos hechos. Esta línea de frente permaneció estable hasta el fin de la guerra en el norte, en septiembre de 1937

Foto desde el nido hacia la vega de Retuerto

Es la hora de afrontar el ascenso final a la peña Cerreo por su vertiente SE

La subida no presenta mayor dificultad que el desnivel a salvar

Al poco llego a la cumbre de la peña Cerreo

Victor M. en la peña Cerreo (2111 m), mal llamada en los mapas peña Cerreos, y conocida por los vaqueros como Pena Cabello

Un largo parapeto de piedra con troneras recorre toda la cresta del pico mientras al Oeste disfruto con una vista inmejorable sobre las dos Ubiñas

Peña Ubiña y Alto Terreros

Panorámica hacia el N-NO

Al Este de la peña se emplaza el puerto de Cerreo

Al S-SE, la vega Candioches y la vega de Retuerto

Sin más dilación, inicio el descenso por la cara SO de la peña

Calzo los crampones para bajar con mayor seguridad hasta el Alto Terreros

En el descenso me cruzo con varios montañeros que van camino de la cima

Uno de ellos tuvo a bien hacerme esta foto

Poco a poco culmino el descenso aproximándome al Alto Terreros

El Alto Terreros (1886 m), divisoria regional entre Asturias y León, es una collada amplia entre las cimas de Peña Ubiña y Peña Cerreo

Vista hacia la peña Cerreo

Descenderé por la pendiente pradera hacia el refugio del Meicín

Bajo paralelo a las aguas de un reguero

A medida que me acerco a la vega del Meicín, percibo desde la altura las estancadas aguas de El Chegu

Las Corrás son un conjunto de cercos de corras en ruinas sobre El Chegu que, según los vecinos de Tuiza, fueron el asentamiento primitivo de estos poblados

Las Corrás del Chegu están formadas por un conjunto de 14 corras en ruinas

Dejo atrás los humedales de El Chegu y observo sobre ellos el valle de Covarrubia y, más allá, la Forqueta del Portillín, ambos pasos obligados para acceder a las altas cumbres del Macizo

Llegando al Refugio del Meicín. Este equipamiento ha pasado, en mayo de 2013, a manos del Ayuntamiento de Lena -adjudicando su gestión a una emprendedora de Langreo- después de que caducara un convenio de 50 años con la FEMPA

Dejo atrás el refugio, enmarcado entre las peñas Cerreo y Ubiña

Entro en la vega de Braña Chuenga en cuyos borde se emplazan un par de cabañas

Superada la amplia vega de Braña Chuenga entro en el estrechamiento del valle de Las Arrobas

Saliendo de Las Arrobas doy en El Cancechón, portilla que abre y cierra el paso de los pastos del Meicín

Bajo paralelo al río La Pontona bordeando los práos de La Piedra

Bajo por el camino que discurre por El Sañeo

Antes de llegar a Tuiza de Arriba dejo un desvío a mi izquierda que se dirige hacia el Bocarón de Cheturbio y al valle de Corrales

Entrando al pueblo para dar por finalizada la ruta

Sobre las 14:00 h doy por finalizada esta corta pero preciosa ruta por el entorno de Ubiña, una buena manera de aprovechar la mañana del domingo. Saludos y hasta la próxima, amig@s. P.D.: Toda la toponimia recogida en este reportaje se debe al eminente filólogo lenense Julio Concepción Suárez quien, amable y desinteresadamente, me ha asesorado y debidamente informado. Sin su colaboración no habría podido nombrar y situar correctamente los distintos emplazamientos. De entre toda su amplia bibliografía, os recomiendo la lectura del libro "Por las montañas de Lena" o cualquiera de sus diccionarios toponímicos, materia en la cual es una eminencia. Desde aquí te mando el mayor de los abrazos, amigo Julio, por tu excelente atención, hospitalidad y amabilidad hacia mi persona. Fue todo un honor y un privilegio poder charlar con una persona tan sabia e ilustrada. Muchísimas gracias